YUTAKA KURITA






Por Dr. José Carlos Escobar Hernández
5º. Dan en Aikido – Kurita Juku Aiki

 

En México los sistemas de lucha gozan de una enorme popularidad. No solamente hay muchos aficionados al boxeo, sino también a la lucha libre, la cual tiene una larga tradición y ayudó a difundir artes como el karate y el judo incluso a través del cine. Además los campeones olímpicos mexicanos también han generado una enorme popularidad por estas artes a través de sus logros en el deporte coreano denominado taekwondo. No obstante, y a pesar de la proliferación de escuelas de artes marciales de estos tipos, es importante evaluar el impacto general o específico que producen dichas artes en los practicantes. Ya existen estudios (Elias y Dunning, 1996; Bourdieu, 1996) que abordan el tema deportivo desde el punto de vista sociológico, pero el enfoque general suele recaer en su aspecto como espectáculo (Cagigal,1983).

De tal manera, resulta importante y pertinente indagar y evaluar la actividad japonesa denominada Aikido desde una perspectiva detallada y desde el interior mismo de los lugares donde se practica. De tal suerte, no resulta exagerado ni arriesgado afirmar que Kurita Juku Aiki, la escuela de Shihan Yutaka Kurita, es no únicamente el mejor lugar para ello, sino tal vez el único en todo México y en muchas otras partes del mundo. La razón: Shihan Kurita fue alumno directo del Fundador del Aikido y es de los pocos que se han dado a la tarea de elaborar una teoría que le estaba haciendo falta.

 

 

 

Leer completo

 

 

¿POR QUÉ EL AIKIDO DE LA ESCUELA KURITA JUKU AIKI  PUEDE INTERESAR A LA EDUCACIÓN?

 

El Aikido es una forma educativo-formativa japonesa de corte marcial (un budo) heredera de las tradiciones de los antiguos guerreros samurái, hombres cuyo objetivo era servir (de ahí el significado de su nombre). Dichos guerreros poseían un código ético (el bushido) que no solamente guiaba su vida y sus actos sino que les daba como resultado una ética y una calidad de vida que conviene explorar y reconsiderar porque, para servir de una manera competente y en toda su capacidad, no sólo a sus jefes gobernantes (los llamados shogun) sino a la sociedad en general, se sometían a una educación extremadamente severa que les ayudaba a lograr la excelencia en todo lo que emprendieran.


Su educación o entrenamiento se traducía en un espíritu fuerte e inquebrantable, en una voluntad que podía ser sometida a cualquier prueba. Pero eso no era todo: el espíritu indomable y la voluntad férrea que lograban mediante su duro entrenamiento eran complementados con la sensibilidad artística porque su adiestramiento incluía la música, el arte escénico, la poesía y la contemplación de las cosas hermosas y simples de la naturaleza. Tal formación redundaba en una enorme capacidad para llevar a cabo cualquier empresa que les fuera encomendada y su espíritu ha permeado el Japón contemporáneo haciendo del japonés un pueblo sobresaliente en muchos aspectos, lo mismo económicos que sociales.

Leer completo

 

 

(C) 2016 Kurita Juku Aiki. Todos los derechos reservados. Creado por Fragatta.