Filosofía del Aikido





En Kurita Juku Aiki creemos que el objeto de practicar Aikido es desarrollar nuestra calidad como seres humanos. Si pensamos en nosotros como copas de cristal y en la vida como el vino, nos damos cuenta que la copa tiene una gran influencia en las cualidades del vino y en la capacidad de apreciarlo. La calidad y la forma de la copa juegan un papel fundamental sobre el bouquet y sabor del vino. El Aikido entonces es un vehículo para mejorar la calidad de la copa de manera que podamos capitalizar y hacer que emerjan todas las calidades de la vida. Pero también para que seamos capaces de apreciarlas.

Por eso en Kurita Juku Aiki usamos una HAKAMA índigo o negra. El negro representa el luto. Este símbolo propone al hombre frente a la muerte como la única forma de alcanzar nuestro potencial real como seres humanos. El índigo se extrae en su forma natural de una pequeña flor azul claro, que cuando se trabaja, de manera constante y dedicada, se transforma en un azul muy intenso. Igualmente nuestros sentidos se vuelven más finos y nuestra interpretación de la vida se vuelve más intensa a través del Aikido y la práctica del Budo.

En Kurita Juku Aiki no buscamos “mejorar” la práctica de Aiki con las teorías marciales de moda, nos apegamos de la forma más ortodoxa posible al legado que dejó O Sensei.

Si bien, el trabajo para mejorar nuestra calidad humana es un trabajo individual que se realiza en el Dojo con la ayuda de nuestros compañeros y, bajo la guía de Kurita Shihan y de los Shidoins autorizados; la intención es que la práctica se extienda a nuestra vida cotidiana y se manifieste en todo lo que hacemos.

Creemos que nuestra misión no se limita a hacer de los practicantes de Aikido mejores seres humanos, sino que además pensamos que estos mejores seres humanos formarán mejores familias que serán capaces de avanzar socialmente para integrar una comunidad y una Nación más responsable, más comprometida y más íntegra.

(C) 2016 Kurita Juku Aiki. Todos los derechos reservados. Creado por Fragatta.